Bienvenida al XVII Foro contra las violencias de género

Diecisiete ediciones anuales del Foro contra las violencias de género le otorgan una patina de solera que hemos de mimar con todo nuestro cariño y rigor. El foro es un espacio de intercambio de experiencias que fomenta el conocimiento y las propuestas cívico políticas. Un interés esencial es facilitar el diálogo intergeneracional, compartir con las jóvenes generaciones de activistas, estudiosas y trabajadoras, escuchar sus sentimientos y necesidades. El conjunto contribuye de forma deliberada y consciente a fortalecer la conciencia feminista, ampliar su horizonte y tener compromiso y cuidado de la unidad de la movilización y del movimiento.

Varias ponentes y líderes políticas, entre ellas la nueva consellera de la recién creada Conselleria de Igualdad y Feminismos, han verbalizado este año que este Foro daba el tono y hasta señalaba los retos y horizontes del movimiento feminista sobre la violencia de género, en la preparación del 25 de noviembre.

Paso, con algunas adaptaciones, la bienvenida al Foro. A lo largo de los años se ha convertido en algo substancial, cuyo contenido refleja las discusiones y preocupaciones centrales de movimiento y en el seno de la Plataforma unitaria contra la violencia de género de Catalunya. Es un discurso que me honra y enorgullece prepararlo y realizarlo. Agradezco la confianza de las compañeras de la plataforma y la atención de todas las que lo escuchan. Mi deseo es que sea útil.

Recuperación con los valores de los cuidados, transformación del sistema patriarcal, resiliencia de las mujeres en el avance de la sociedad, apropiémonos de los derechos universales para disfrutar de un futuro lleno de estimación

Bienvenidas todas, me hace feliz reencontrarnos en el espacio presencial. Bienvenidas al XVII Foro contra las violencias de género dedicado a la violencia institucional.

La pandemia ha sido muy dura. Este año nos abrazamos todavía con mascarilla y gracias a las vacunas. En nuestras orejas todavía resuenan los aplausos a las enfermeras y personal sanitario en el confinamiento. La conciencia de los valores de los cuidados, de los servicios públicos y de la solidaridad vecinal es una fuerza que debería vertebrar cualquier plan de recuperación post pandemia.

Inauditamente este mundo ha aprendido a debatir por las pantallas, abuelas acarreando por WhatsApp y las vídeo conferencias para mantener el contacto con las familias y las criaturas queridas. Nietas y nietos haciendo milagros para enseñar a sus abuelas a hacer funcionar estos artefactos galácticos que yacen en cada bolsillo. Gracias a este aprendizaje inauguramos espacios híbridos del Fórum para poder llegar a todo el territorio, a toda la gente que no puede estar físicamente y que nos puede escuchar en directo. Desde aquí a todas muy bienvenidas al diecisieteavo Foro.

Es un buen momento para celebrar que hayamos conseguido una Consejería de Igualdad y Feminismos del gobierno de la Generalitat. Estoy muy contenta y deseo de todo corazón que contribuya a que se impregne la visión de género en todo el gobierno y en todas las políticas, por tanto, en los presupuestos y en su ejecución. Doy todo el apoyo a Tania (Verge, consellera), Montse, Laia, Nieves, Patsili, Rubén, Isabel y tantas otras que no puedo nombrar, para que consigáis que las mujeres perciban vuestra acción política. Nosotras, desde las calles, marcaremos las necesidades que expresen las mujeres, podéis contar en que nuestra lucha contribuya a superar los obstáculos políticos y de hábitos de todo tipo, que seguro os encontrareis, entre ellos los institucionales. Es obvio cuando el Fórum se hace sobre la violencia institucional.

Transformación estructural del sistema patriarcal de dominación

La crisis pandémica y económica ha dejado patente que el sistema de los recortes en los servicios públicos y derechos universales, el sistema de los déficits estructurales en políticas de atención y de prevención de las violencias machistas, el sistema de la avaricia de la especulación financiera y la ganancia privada por encima de toda consideración comunitaria, impugna y muestra que es inviable para una sana convivencia entre las mujeres, los hombres y la naturaleza. A su manera lo han analizado y expresado en sus informes la ONU mujeres, la ONU, la OMS, la UNESCO, la OIT y el FMI, aunque estas instituciones deriven las propuestas a resolver los graves defectos del sistema para sostenerlo en lo fundamental.

El sistema económico y político no llega a cumplir sus mismos retos de contrición, no hay millones de Salve’s suficientes para redimir el desbarajuste que los actuales poderes provocan. A 26 años de la aprobación de los doce puntos de la Plataforma de Acción en la IV Conferencia Mundial de mujeres en Beijing, firmada por 189 países de todo el mundo, que en el punto quinto instaura el vademécum sobre la violencia machista en las mujeres y las niñas, todavía no se ha llegado a avances considerables en ningún punto. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030, aprobados por NNUU en 2015, están lejos de hacer buen camino a pesar de que significaron una limitación a la baja de la plataforma de Beijing.

El sistema de valores, costumbres, moral, de poder económico e institucional sigue siendo profundamente depredador, patriarcal, de dominio y misoginia contra las mujeres, donde la violencia machista, incluidas las agresiones sexuales y violaciones, son el pan de cada día. No existe ningún dominio de la vida de las mujeres, en el trabajo, en la calle o en el espacio íntimo del hogar, en que no se viva esta relación tóxica y jerárquica de predominio contra las mujeres por parte de los hombres, amparada o animada por los poderes privados y públicos.

Las medidas, que con mucho esfuerzo y lucha el movimiento de las mujeres hemos conseguido, muy importantes en la conciencia y la vida material, debo decir que son, si hacemos caso a las investigaciones y estadísticas, como gotas feministas dentro de un mar patriarcal, que se pretende inamovible desde el ancestro hasta la eternidad. El movimiento feminista, masivo, universal y unitario en las últimas décadas, ha presentado un programa de defensa de las mujeres, de todos los derechos y causas de las minorías, basado en los cuidados, la igualdad y el respeto, que promueve una alternativa sustancial en el sistema patriarcal. La movilización y las reivindicaciones feministas son hoy en día un factor esencial en hacer tambalear el poder político, económico y de las ideologías y moral misógina que somete a las mujeres.

El movimiento feminista, en alianza con los demás movimientos sociales, ha situado en todo el mundo, a la orden del día, los elementos que constituyen de hecho el cuerpo de una estrategia de transformación del sistema patriarcal. El movimiento necesita apropiarse y actuar en función de esa estrategia feminista unitaria.

Todo avance que se consiga, pequeño o grande, parcial o estructural, por las propias mujeres movilizadas en sus experiencias vitales, o por la presión a los poderes económicos, políticos e ideológicos, así como la necesaria respuesta a las reacciones que cada avance comporta, conviene situarlo en función del nuevo horizonte que representa la estrategia feminista.

Una post pandemia de recuperación necesita exudar los valores de los cuidados y la vida

El lema de este Foro es la violencia institucional, es decir, cuando el Estado y sus instituciones son o pueden ser el autor de estas violencias, sea por acción o por omisión, por tener responsabilidad en los hechos o por encubrirlas y permitirlas.

El gobierno del Estado aprobó en abril un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) para la post pandemia; Entramos en el último año de aplicación del Pacto de Estado contra la violencia de género; Se están tramitando los Presupuestos Generales del Estado 2022 (PGE), también los de la Generalitat; en diciembre de 2020 se aprobó la modificación de la Ley del derecho de las mujeres a la erradicación de las violencias machistas del Parlament de Catalunya, entre otras cuestiones, con un artículo que regula la violencia institucional, en esta primera mesa del foro que seguirá a esta bienvenida debatiremos cómo hacerlo para que sea ​​efectiva.

Hemos conseguido poner las violencias machistas en las agendas políticas y públicas, pero continuamos con escasos recursos en la ejecución de las leyes y de las partidas presupuestarias.

El Plan de recuperación (PRTR) junto a los Presupuestos presentados del Estado para 2022 no se han transformado en garantes de los derechos a la vida de las personas ni representan ningún cambio de fondo. Estos PGA continúan demostrando que el centro de las políticas gubernamentales son los intereses de las grandes corporaciones y de las grandes finanzas. Las vacunas no se han socializado en todo el mundo, los recursos más básicos deberían adecuarse a la situación y, muy al contrario, como es el ejemplo de la luz que sube o los desahucios que no se detienen, siguen protegiendo a los poderosos. Las medidas fiscales sobre las grandes fortunas no se han movido, las reivindicaciones de sensibilización, prevención y atención a los derechos y libertades de las mujeres siguen estando a la cola en todas las políticas públicas.

Los ERTO, el Ingreso mínimo vital (IMV), la escasa ayuda a los autónomos, han llegado a una parte de las personas que estaban trabajando o que cumplían los requisitos, pero ha quedado fuera de estos subsidios otra gran parte mayoritaria de la población. El gobierno no se ha atrevido con la renta básica universal para no enfrentarse a las grandes corporaciones industriales y financieras. Éstas son las que deberían pagar la crisis.

¿Y por qué hablamos de todo esto en relación a las violencias machistas? Pues porque para las mujeres que están en esta situación la primera ayuda es la reparación del mal causado por la agresión, esto significa también vivienda, significa pagar la luz y el agua, significa alimentar a sus hijas e hijos en un momento en que a menudo lo pierden todo, incluso el trabajo por todo lo que están sufriendo.

¿Qué nos encontramos cuando acompañamos a una mujer en situación de violencia género? pues que los servicios sociales, que lo gestionan todo, están colapsados, que con la pandemia todavía se han sobrepasado más y por tanto no pueden dar la respuesta que se necesita.

El Plan de Recuperación (PRTR) mencionado, basado en los 140.000 millones de euros de los fondos Next Generation Europa, para el período 2021-2023, tiene buenos propósitos, pero en el Informe de Impacto de género adjuntado, explica cómo se “transversaliza” en los 4 ejes del plan: entre Igualdad, Derechos sociales y Agenda 2030, Educación y Formación Profesional e Inclusión se dedica un 4,8 % a igualdad de género. De nuevo el plan aprobado deja a la cola los valores de los cuidados y la vida, más de dos tercios de los euros se concentran en transformación verde (39%) y digital (29%), que van a consolidar la tesorería y cuentas de explotación de grandes empresas, en detrimento de las políticas sociales y de igualdad de género: Salud (1,5%), Educación (2,4%) y Nueva economía de los cuidados (3,6%).

La violencia institucional vive en los presupuestos escasos para las políticas de género, prosigue cuando el entramado legal institucional burocrático pone trabas a la ejecución de la reparación y apoyo a las mujeres, se extiende cuando se ignoran los agravios de la normalidad machista; esta violencia institucional se hace cómplice de la relación de dominación y supeditación que se respira en todos los ámbitos ciudadanos y profesionales, en la cultura y el ocio, se retuerce cuando la judicatura escarnece a las mujeres y las revictimiza con sus actuaciones, resulta devastadora cuando no se cree a las mujeres y las demoniza, se manifiesta con las dificultades administrativas de control burocrático que se ponen en los proyectos de las entidades feministas, en lugar de favorecer el máximo de dedicación y conocimiento a los proyectos concretos. Resulta una violencia intolerable cuando ya avanzamos en el siglo XXI. Cierto que no nos pueden quemar como a las brujas de antaño, o negar que somos personas completas  con todos los derechos, pero el talante de creencias tradicionales conservadoras y la cruda realidad de los hechos mantienen a las mujeres como si fuésemos una minoría, o de una constitución biológica inferior, cuando somos la mitad de la población (4.000 M) con todas las capacidades, talento, sensibilidad y sentimientos.

“Te voy a dar donde más daño te duele”, es una sentencia que resume mucho dolor y una realidad que aterroriza, más normal de lo que se quiere reconocer. Por eso también formará parte de una de las mesas del foro; hablaremos de la violencia vicaría y cómo realmente se protege el bien superior del menor, pues en la realidad cotidiana en demasiados juzgados se vuelve contra la madre, contra las criaturas para favorecer la patria potestad y la infamia del agresor, hombre. Hay demasiadas sentencias a madres a quienes se les quitan las hijas e hijos a favor de los agresores, aún con el falso Síndrome de Enajenación Parental o en la mediación parental. Esto es violencia institucional.

Unidad y debates del movimiento feminista frente a la reacción misógina patriarcal

Hace unos años que hacemos desde este Fórum un llamamiento a la unidad del movimiento. Somos diversas, adoptamos diferentes estrategias frente a las situaciones en las que nos enfrenta la sociedad patriarcal. Pero vemos que hay más acuerdos troncales que divergencias. Sabemos que debemos ir juntas si queremos transformar el sistema, si queremos vencer. Nos une lo fundamental, la emancipación completa de las mujeres, la libertad e igualdad, el realizar el sueño de un mundo de estima, respeto, sin agresiones ni violencia machista. Cuando lo conseguimos, de lo cual estoy bien convencida, el mundo será un cielo de felicidad.

A nivel institucional existen los debates que se están expresando en los dos anteproyectos de ley que ya han pasado la aprobación del gobierno estatal. La Ley de garantía integral de la libertad sexual y la Ley por la igualdad real y efectiva de las personas trans y por la garantía de los derechos de las personas LGTBI.

Prostitución, trabajo sexual, trata, proxenetismo, prostitución como violencia machista intrínseca o violencia machista dentro de la prostitución, maternidad subrogada, vientres de alquiler, industria del sexo, identidad de género, identidad de mujeres, quien tiene derechos o capacidad de imposiciones o limitaciones sobre quién y sobre qué, son debates a desarrollar con respeto hacia los sentimientos y realidades existentes, hacia la inmensidad de las cuatro miles de millones de mujeres, pasando las opiniones y costumbres e idearios por la criba de la metodología científica que clarifique el hilo de Ariadna que une los hechos y situaciones particulares del contexto universal. El propio movimiento debe madurar estas polémicas, probablemente necesarias, para conseguir resolverlas satisfactoriamente para el conjunto de las mujeres y de la humanidad. Necesitamos experimentación y teorización científica, lucha ideológica sana y en sororidad, destinada a procesar unos miles de años de sometimiento a la dominación patriarcal. Esto significa metabolizar significados vivenciales y generar conclusiones resolutivas positivas conjuntas.

Ponemos como troncal y eje vertebrador lo que el movimiento feminista ha situado en las grandes movilizaciones unitarias e internacionales. Los derechos universales que se han forjado en contra de las violencias sexuales que sufrimos las mujeres, con el MeToo, con el sólo sí es sí, que se ha gritado por todas las calles del mundo. El derecho al propio cuerpo, el consentimiento, los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia, El derecho a expresarse libremente, y la necesidad de seguir llenando las calles de forma unitaria y masiva por esta emancipación.

El insulto, la mofa y la alteración verbal, la repetición de sentencias y estigmas del costumbrario ancestral, pueden ser libertad de expresión, pero no son muestras de respeto a la libertad de la otra, ni sororidad, como no lo es la agresión y la imposición física. Debemos resolver las diferencias, aunque sean profundas, con respeto y con el horizonte de la libertad y los derechos de las mujeres. Necesitamos especial cuidado en fortalecer y no debilitar el movimiento y la movilización. Cuidado en curar la unidad y facilitar que las diferencias sociales, ideológicas y otras enriquezcan la estrategia unitaria y el movimiento.

Un espacio de diálogo, experiencias y conclusiones

El espacio del Fòrum acoge diversidad de tendencias y estrategias ofreciendo este debate que nos haga más fuertes frente a todos los ataques que nos rodean. Ataques en las redes sociales, en el Congreso de los Diputados por parte de la ultraderecha, de negacionismo de la violencia machista. Si bien hemos y estamos avanzado mucho en derechos y libertades todavía nos queda un largo camino por esta transformación social profunda, por un cambio de estructuras capital, pues el patriarcado y la misoginia machista se resisten feroz y persistentemente, mientras contraataca de mil y una maneras conservadoras y reaccionarias.

En el Foro encontrareis el tema más recurrente que os interese. Con más de 20 actividades propuestas por las entidades. Las mesas redondas: La violencia de género digital; cómo tejemos resistencias feministas en el mundo; activismo feminista como herramienta transformadora; formas de resistencia ante el racismo y la islamofobia, cómo acercamos posturas dentro del movimiento feminista y fomentamos el diálogo y la reflexión, útil y creativa. Con su participación enriqueceremos y sacaremos conclusiones para poner en marcha campañas para la eliminación de las violencias machistas.

Hacemos también un Fórum joven orientado a las generaciones adolescentes, con los Institutos de enseñanza media y entidades del ocio, donde damos la voz a las protagonistas del movimiento feminista por la libertad y los derechos de las mujeres. La juventud es el futuro y están cogiendo fuerte la antorcha del relieve que nos lleva al final del patriarcado.

Las conclusiones de estos tres días nos darán las herramientas para los retos más inmediatos y para el futuro transformador por el que luchemos.

En marcha el mes de noviembre lleno de actos y acciones por la erradicación de las violencias machistas.

El día 25 todas las concentraciones y manifestaciones en todo el territorio.

Homenaje a la hermana violada en Igualada

Termino, convulsionada, con un homenaje, lleno de sentimiento, dolor y rabia, a la chica violada y gravemente escarnecida en Igualada. Chica de Masquefa, te quiero mucho, te queremos desde el Fòrum. Me tomo la libertad de hablar en nombre de todas las mujeres, las agredidas, agraviadas y las que soportamos “lo normal”: Chica, cuídate y ámate; las instituciones deben garantizar la reparación de este profundo daño y no permitir la impunidad del o de los agresores. Nosotras, las mujeres, te ofrecemos nuestro soporte, sororidad y amor. Te amamos, sí.

Barcelona, ​​4 de noviembre de 2021

Montserrat Vilà Planas presidenta de la Plataforma unitària contra les violències de gènere de Catalunya.